Por qué soy más listo que tú aunque se me den mal los números.

1443601806_544864_1443702519_noticia_normal

Hola, hoy he leído un artículo que apoya la necesidad de que existan espacios como Imagina, taller de creatividad.Por eso quería compartirlo con vosotros .

En el artículo comentan que la inteligencia no es solo una buena memoria para recordar nombres y fechas y un hábil razonamiento matemático, la inteligencia es sobre todo adaptación. Según Pablo Fernández-Berrocal, catedrático de Psicología de la Universidad de Málaga “ Los neurocientíficos del siglo XXI vuelven a la idea originaria de Darwin demostrando que ser inteligente es la capacidad de adaptarse al entorno de la forma más eficaz. Esa capacidad varía según el contexto, e implica flexibilidad en situaciones muy diferentes”

Sin embargo en nuestra cultura desde los griegos y el Renacimiento, todavía se asocia en exclusiva a las habilidades reconocidas en esta popular puntuación para evaluar el pensamiento abstracto basándose en la lógica y las matemáticas. “Cuanto más simple es el mundo, es más probable que nos sirvan los recursos generales, pero en un mundo tan complejo como el nuestro, se necesitan habilidades mucho más específicas, por lo que poco a poco se incluyen otros tipos de inteligencia” explica el catedrático.

El Coeficiente Intelectual es la herencia del sistema productivo europeo anterior a las dos grandes guerras, cuando el talento abstracto te aseguraba el éxito laboral, social y una carrera se recompensaba con un buen puesto de trabajo.Pero en los años 70 algunos estudios demostraron que los que conseguían los mejores trabajos no necesariamente eran los que tenían mayor inteligencia.

“Los alumnos que se adaptan bien al sistema escolar son los que tienen una inteligencia numérica y lógico-matemática alta. Al resto, que pueden tener otro tipo de inteligencia, les cuesta mucho trabajo adaptarse. La escuela sigue trabajando hoy con un modelo. Hay personas muy inteligentes que no son especialmente brillantes en los aspectos lógico-matemáticos y no acaban de adaptarse, desperdiciando su potencial artístico, lingüístico o de relaciones sociales, la escuela se convierte para ellos en un martirio”, observa este psicólogo. Para Fernández – Berrocal, en la inteligencia hay que tener en cuenta el aprendizaje y la experiencia. Somos capaces de innovar y anticiparnos a los problemas, no ser sujetos pasivos si esto se enseñara en las escuelas sería una autentica revolución!! Pues viva la revolución!!.

Os dejo el link del artículo de EL PAIS. Bs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s