¿Qué es ser creativo?

Ser creativo-01.png

“Ser creativo significa combinar nuestros conocimientos con la imaginación” (Vicent Ryan Ruggiero, The Art of Thinking)

Ser creativo es ver las cosas con una mirada diferente, tiene algo de transgresión y mucho de libertad; se encuentra en todos y cada uno de nosotros,  y como toda habilidad es importante descubrirla, estimularla y nutrirla.

En Imagina, conocer las bases y estrategias de los procedimientos pedagógicos que estimulan la creatividad es fundamental para abordar con seguridad su inclusión y aplicación en nuestra programación.

Ideas erróneas acerca de la creatividad:

1.1. La creatividad es innata, no se puede enseñar: Como señala de Bono (1994) la creatividad no es una cualidad o destreza de unos pocos; como un talento natural. Se trata de una habilidad más que podemos cultivar y desarrollar.

1.2. Confusión entre creatividad y genialidad: Comúnmente se relaciona inteligencia y creatividad; no obstante una persona inteligente puede ser un mal pensador si no ha adquirido las técnicas necesarias para pensar bien. Y una persona menos inteligente puede tener mejores habilidades de pensamiento.

1.3. Para ser creativo hay que ser totalmente original:  La originalidad es fruto de la modificación continua de nuestro trabajo. La originalidad es uno de los criterios utilizados para rpresentar el pensamiento creativo, pero también hay que tener en cuenta la fluidez (cantidad de productos creativos que generamos), laflexibilidad (cuántos productos distintos podemos crear) y la capacidad de elaboración (detalles y especificidad que incluimos en nuestro trabajo).

1.4. Relación entre creatividad y locura: La tormenta de ideas suele dar la impresión de que la creatividad deliberada consiste en emitir una ráfaga de ideas descabelladas, con la esperanza de acertar, pero los procesos creativos exigen de esfuerzo, empeño, trabajo y decisión.

Características de la personalidad creativa

Las personas creativas suelen caracterizarse por ciertos rasgos como (Muñoz, 1994:16):

Fluidez: se busca la cantidad como un primer paso para llegar a la calidad. Las personas creativas dan más respuestas, elaboran más soluciones, piensan más alternativas.

Flexibilidad: entendida como la capacidad de aceptar múltiples alternativas y de adaptarse a nuevas reglas de juego.

Originalidad: como fruto de una profunda motivación y entusiasmo. La originalidad surge de un proceso de constante análisis y de incesantes modificaciones, empezamos por la imitación y poco a poco modificamos nuestra manera de hacer.

Capacidad de redefinición: consiste en encontrar usos, funciones o aplicaciones distintas a las habituales. Pretende agilizar la mente y liberarnos de los prejuicios que limitan nuestra percepción y nuestro pensamiento.

La creatividad no es falta de análisis, pereza mental o superficialidad, implica disciplina y significa trabajo, preparación, perseverancia, prácticas, ensayos y equivocación.